Avicii – True

Anuncios patrocinados



Por acá pasa la industria musical, aseguran. Las inmensas maquinarias meta hits de la actualidad aprovechan su condición para, no solo hacer su música conocida a lo largo del mundo, sino que también para edificar imperios de la mano de las discográficas. Y los productores de música electrónica son caballeros dorados de este concepto. Es por esto que hoy traemos “True”, el primer trabajo de estudio de Avicii. Luego de la propulsión automática con “Levels”, el DJ sueco apuesta a un debut que en el hall, promete.

Uno de los principales cruces de géneros se da desde el minuto cero. “Wake Me Up” es uno de los grandes temas que nos deja este 2013. De la mano de una particular guitarra acústica sumida en los inevitables filtros que sobre ella deben acoplarse, tenemos el comienzo de un dance perfecto conceptualmente, con las clásicas melodías simples y los consecuentes estallidos. El arranque basado en singles nos deja en “You Make Me” y su aparente piano, duro, potente para continuar abriendo con el álbum de manera convencional en cuanto a las estructuras. Las seguidillas de notas ya son una marca registrada y todo, esperemos, encuentra explicaciones en las condiciones de singles.

Los guiños country retornan en “Hey Brother”. Es a través de las eventuales guitarras acústicas a contratiempo que sentimos ese aroma campestre, que previsiblemente, no tarda mucho en escabullirse en el constante ritmo dance, ese que desde un principio, hace bailar a cualquiera. Avicii sabe llevarlo hasta el final, para dejarnos extasiados en los últimos segundos y “True”, ya se convierte en una impecable guía (¿pop?) contemporánea. El llamativo pero extremadamente funcional cruce de géneros sigue haciendo de las suyas en “Addicted to You”, una de las composiciones en donde más se notan las influencias. Es que en este caso, todo depende de eso, de la esencia acústica acoplada en la electrónica.

“Dear Boy” llega para introducir una dosis de electrónica contemporánea convencional. No hay estilos perpendiculares, tampoco innovaciones desde los factores y argumentos utilizados. Pero sus cometidos se cumplen de manera perfecta. Altibajos constantes que nos proporcionan segundo a segundo un estado de ánimo diferente y la batuta de cualquier fiesta queda en manos del botón de Play. Pequeños tintes dubstep y continúa “Liar Liar”. Un nuevo y necesario muestrario de sonidos llega con este tema, que de a ratos nos deja escuchar clásicos movimientos sintéticos propios de las épocas orgánicas de los teclados. No hay cambio de ritmo, pero si de intenciones. No es una fiesta dura, sino que es una suave clase electrónica.

Avicii no se queda en el country y prueba que pasa con lo que parece ser un simpatiquísimo rock N’ roll expresado a través de una melodía que a más de uno le sonará conocida. De eso se trata “Shame On Me”, que además explota a más no poder lo que parece ser un Talk Box, por supuesto, en la sección indicada, luego de que el cruce de géneros se haya dado y el dance comience. Un poco de disco jamás, jamás va a venir mal y parece ser que Nile Rodgers vuelve a ser la figurita repetida. “Lay Me Down” es uno de los temas más interesantes del álbum. Llega con un estilo completamente diferente, guarda en su composición los yeites del mágico guitarrista de Chic y en su esencia, mucho más ’70 del que podemos imaginar.

Comenzando a cerrar con “Hope There’s Someone”, el sueco nos deja un poco más de lo que ya venimos desarrollando, pero que explaya de manera tan correcta que no se vuelve monótono, más allá de las características del estilo. Era digital a pleno, melodías repetitivas y que rozan lo banal, pero que al mundo le resultan adictivas. Y es lo que vale. Para cerrar, nos deja una composición que le da un candado excelente. Dramatismo y agilidad es lo que escuchamos en “Heart Upon My Sleeve”, canción que comprende cierto grado de melancolía, que se diluye para dar paso a unas interesantes cuerdas. Sonido cinematográfico, tal vez una pequeña pisca de tango y mucha adrenalina sobre el final.

Podemos tener enfrente a uno de los principales exponentes de la electrónica contemporánea, esa que se lleva todas las miradas en festivales, copa los top charts y suena en cada fiesta. Con “True”, Avicii demuestra que puede ser algo más que una topadora en iTunes y Amazon. Nos deja variedad, muchísimo color y una guía práctica que apunta hacia la canción dance perfecta. Es en esta búsqueda que las líneas perpendiculares finalmente se encuentran y las estrambóticas mezclas ya no se basan en más FL Studio, sino que también en géneros sumamente orgánicos. Country, disco, nuevo milenio y un álbum que no tiene desperdicios.

Mi puntuación: 8 de 10.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *