“Bohemian Rhapsody”: la gran maravilla del rock

Anuncios patrocinados



El calor comienza a llegar a nuestros días y nosotros, tratamos de refrescar un poco la cabeza ofreciéndote nuestros Neetanálisis de sábado. En esta ocasión, las 6 partes de la red se estarán vinculando con las maravillas. Desde lo natural, hasta lo artificial. En el mundo tenemos elegidas unas cuantas maravillas y divididas en diferentes categorías. Sin embargo, yo hoy te propongo conocer más a fondo una que no se encuentra entre ninguna de esas. Si tenemos que hablar en el ámbito del rock, “Bohemian Rhapsody” se nos viene de inmediato a la cabeza.

No sólo del rock, sino que de la historia de la música. De la cabeza de Freddie Mercury, en 1975, salía una de las composiciones más gloriosas, completas y espectaculares jamás escritas. 6 géneros diferentes, algunos de ellos completamente distantes entre sí, diferentes tonalidades, cambios constantes, pasajes sin precedentes y una distribución de color única e irrepetible. Todo esto y muchísimo más, tiene “Bohemian Rhapsody”, un tema que marcó la música para siempre y dejó la valla muy alta para toda la generación musical que siguió.

El cuarto disco de estudio de Queen, “A Night at the Opera”, llevaba como single el tema en cuestión. Su llamativa estructura y elaboración, fueron claves indudables para el rotundo éxito que tuvo y por supuesto, para la aclamación posterior. Arrancando con una sección a capela en Si Bemol, pasando por una balada que se transforma en Sol Mayor para desembocar en uno de los mejores solos de Brian May en La Mayor, ir de manera impecable a una ópera de no más de 1 minuto para así llegar a una de las mayores expresiones de rock puro de la historia y finalmente, terminar con una pequeña y calma coda y el retorno a La Mayor.

Fue grabada en 3 semanas consecutivas y los miembros de Queen, llegaron a interpretar de diez a doce horas por día. Luego de su lanzamiento, se consagró como el sencillo más vendido de la historia, superando ampliamente las 2 millones de copias y además, llevándose los aplausos y la admiración del mundo entero. Podemos hablar de muchas maravillas en el mundo de la música, pero “Bohemian Rhapsody” es algo completamente diferente. Se duda mucho de sí volveremos a tener una sorpresa así. Los aires que se respiraban eran distintos y las cabezas, flotaban muchísimo más.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *