El canto de las villas

Anuncios patrocinados



Arranca octubre, ya nos acercamos al final de este 2013 y en Neetblogs, arranca un nuevo mes de sábados de Neetanálisis. En este caso y para abrir, estaremos tratando un tema un tanto delicado, sobre el cual debemos hacer un trato serio. Nos vincularemos con la desigualdad. Este concepto se ha popularizado y ha tomado muchísima forma durante los últimos años en nuestro país y en Neetmúsica, te proponemos conocer la historia de un género que en sus inicios, se dedicó a mostrar un ángulo de la realidad. Estamos hablando, por supuesto, de la cumbia villera.

Todo comenzaba a fines de los ’90. El concepto de cumbia era sinónimo de baile, letras de amores, mujeres no correspondidas, en fin, las temáticas que todos conoceremos si escuchamos un poco de aquellas composiciones de los ’60, ’70 y ’80. Por otro lado, nuestro país había comenzado un proceso a mediados de la última década del milenio pasado, que lo llevaría paulatinamente a la crisis del 2001. Las villas miseria comenzaban a surgir en los centros urbanos, la delincuencia subía y desde estos precarios asentamientos, llegaba el grito.

En 1999 y de la mano de Guachin y Flor de Piedra, la cumbia villera comenzó a ser una realidad y para el 2001, no sólo se había comercializado y popularizado a más no poder, sino que también había recibido centenares de críticas. En este año, fue que llegaron los polos Damas Gratis y Pibes Chorros y la burbuja de las villas, sus costumbres, sus historias, se volvía nacionalmente popular. Ya no era una cuestión de estrato social, fue la música que logró difuminar, en cierto punto, esas barreras socio económicas.

El canto de las villas llega cargado de desigualdad en sus letras. La falta de filtro de estas, la manera cruda de contar las vivencias y lo temas tratados generalmente de forma vulgar (alcohol, drogas, sexo), edificaron la identidad de quienes la hacían y escuchaban en un principio, para luego masificarse. Hoy, la cumbia ya no propone un mensaje con carga social, sino que se mueve más por el lado de las fiestas y las mujeres. Pero nunca viene mal recordar esos inicios desesperados, que llegaban desde abajo para instaurarse en las alturas.

Estos son algunos de los Neetanálisis de mis compañeros: en Neetcurioso, “Diferencias curiosas entre el hombre y la mujer”; en Neetdescargas, “La desigualdad social” y en Neetescuela, “La desigualdad escolar”.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *