El estudio de grabación: lo esencial es invisible a los ojos, pero no a los oídos

Anuncios patrocinados



Sábado para todo el mundo. Para algunos, tiempo de descansar y disfrutar del fin de semana como se debe. En Neetblogs, sabemos cómo debemos hacerlo y es con nuestros Neetanálisis. Es en esta segunda ocasión de julio, que estaremos relacionándonos con lo invisible. Aquello que no se ve en nuestras temáticas generales de los blogs, pero que sin dudas, es algo sumamente esencial. La música, tiene su costado que no se aprecia de manera visible y justamente, es cuando todo comienza a crearse.

El estudio de grabación es la gran fábrica de la música, en donde todo toma lugar, las composiciones salen de las cabezas y quedan inmortalizadas en las cintas. Como el título lo dice, lo esencial es invisible a los ojos. Nosotros nunca (en realidad, uno nunca sabe), vemos a las grandes bandas grabar los temas de un nuevo disco por ejemplo, pero sabemos bien que la química, la perfección y la explotación de potenciales, es algo que se da en ese lugar invisible para nosotros, pero que sin dudas, sentimos al oír el material.

Los estudios son y serán el gran centro de convergencia de talentos. En Argentina, podemos ver esa mística, ese sentimiento volátil en un programa que siempre recomiendo. “Encuentro en el Estudio” muestra en crudo ese proceso, esas vibras que se sienten en los pasillos y esa onda que cada uno de los músicos trae y se complementa con la de los demás. Aquí, podemos ver con claridad al gran laboratorio, a cada una de sus partes funcionando. Tanto los músicos y artistas de un lado, como los técnicos y “manufactureros” del otro.

Si actualmente debería recomendar un largometraje, no me quedan dudas que “Sound City” de Dave Grohl explora esta idea de estudio de grabación como centro mágico de la música. El edificio del mismo nombre, vio nacer cientos de discos importantes de la historia del rock y frente a su inminente clausura, el actual líder de Foo Fighters decidió rendirle homenaje a través de un documental, en donde podemos ver a grandes figuras de la música hablando de esto sentimiento casi fantástico, que uno siente en el estudio.

Para finalizar, podemos decir que sí, todo esto es invisible a nuestros ojos. La música lo es, pero si no existiera este factor no tendríamos composiciones y si no existiera esa química en estos edificios, no tendríamos sentimientos.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *