Especial: The Dark Side of the Moon

Anuncios patrocinados



Hay eventos en los diferentes ámbitos de la vida, que por más o menos duraderos que sean, cambian todo para siempre. Si vamos a la música, podemos diferir a simple vista a cada momento clave y mucho más, si hablamos del rock. En este caso, estamos ante 43 minutos que no solo movieron las aguas en 1973, sino que rumbearon el concepto de música, deformaron y embellecieron la historia del rock y digitalizaron el cielo en cada oído endulzado por sus notas. Hoy, en Neetmúsica, celebramos como se deben los 40 años de “The Dark Side of the Moon”.

Pocos quedan sin conocer su tapa, sin haber oído el riff de “Money” o sin haber escuchado los gritos de Clare Torry. El 24 de marzo de 1973 salía en el Reino Unido el octavo disco de Pink Floyd, aquel en donde las 4 almas participantes del proyecto, lograban explayar sus ideas y reunirlas de manera perfecta. El tercer disco más vendido de la historia de la humanidad, tal vez el mejor de Pink Floyd y una de las piezas de culto más espectaculares jamás escritas.

Todo arranca con el resumen del disco en “Speak to Me”. Los latidos, las risas, el dinero, los papeles, el canto de Clare Torry. De repente, como una colorida y brillante onda expansiva, llega “Breathe”, la primera muestra progresiva de la obra. La pacifica voz de Gilmour, las guitarras en el aire y la suave batería de Nick Mason, derivan en “On the Run”, un tema que calza perfecto como parte de un todo, pero que solo no sería nada. Una de las características esenciales de “The Dark Side of the Moon”.

“Time” es la única canción que fue escrita por los 4 miembros de Pink Floyd. Se dice que se llevaron unas cuantas decenas de relojes para grabar los primeros segundos, los cuales nos llevan a una muy buena introducción para luego escuchar uno de los mejores solos de guitarra del álbum, la voz de Richard Wright y el retorno a “Breathe”. Y así llega una de las joyitas. “The Great Gig in the Sky” es en el envase de una de las expresiones vocales femeninas más espectaculares de toda la historia. Clare Torry se fusiona con la cabeza de Wright y crean una composición perfecta, explosiva y sumamente bella.

Llegan las maquinas, las monedas y los papeles, además de por supuesto, el estrambótico compás en 7/4. “Money” es el tema más instaurado en la cultura general del álbum y si lo pensamos, resulta muy lógico. Un riff muy pegadizo, velocidad, ritmo llevadero. Pero más allá de eso, es una joya a nivel técnico y teórico, quiero decir, cambio de compás, solos de saxo y guitarra conviviendo, pasajes e interludios maravillosos y únicos en su especie. Es así como llega “Us and Them”, otra de las más hermosas composiciones del álbum. Si tuviste un día jodido, no dudes en escuchar este tema. El arpegiado, el grueso saxo y nuevamente, la pacifica voz de Gilmour, nos transportan a un estado de completo relax y tranquilidad.

La convergencia de sintetizadores de “Any Colour You Like” y la infinitamente procesada guitarra, comienzan a terminar con “The Dark Side of the Moon” a través de este estrambótico instrumental. El desvarío mental de “Brain Damage” nos acerca una de las mejores armonías en estribillos, además de un constante arpegio y cruces de notas alejadas. Todo esto que acabamos de escuchar, lleva a un único y digno final. “Eclipse” es el encargado de hacer de los últimos segundos, espectaculares y arrolladores. “Todo lo que está bajo el sol está en armonía, pero el sol esta eclipsado por la luna”. Latidos. “There’s no dark side of the moon really. As matter of fact it’s all dark”.

Luego de haber escuchado “The Dark Side of the Moon” más de 500 veces, uno se pregunta si algún día de estos se va a cansar y luego se replantea si estamos en frente al mejor álbum de la historia humana. El cosmos creado por tan solo 4 personas (y otros), es muchísimo más que 43 minutos de audio. Es la introducción a un universo plagado de sensaciones, en donde la música deja ver su mejor cara, sumamente preciosa y sentimental. Todo aquel que haya escuchado este disco sabe de lo que hablo y el que no, no pierda tiempo. Estoy seguro que ha cambiado más de una vida. Ponerle una nota mayor a 10 al final de esta crítica, me pareció un absurdo cliché. Pero por favor, entiendan que realmente merece más.

Mi puntuación: 10 de 10.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *