Historia de la música electrónica

Anuncios patrocinados



De 1910 a 1930. Los comienzos de la música electrónica

La historia de la música electrónica se comienza a escribir en la década de 1910, cuando aparecen los primeros instrumentos musicales electrónicos comerciales. Es en esa época cuando un grupo de italianos, liderados por el compositor Luigi Russolo, crearon una música a partir de ruido y cajas de música electrónica.

Años después, en 1928, el compositor e ingeniero francés Maurice Martenot, presentó un instrumento electrónico llamado “Ondas Martenot”. Se trataba de un generador de bajas frecuencias manejado con un teclado de piano.

Historia de la Música Electrónica

Décadas de 1940 y 1950, nacen los primeros estudios de grabación y la música concreta

Durante las décadas de 1940 y 1950 fue cuando vieron la luz los primeros estudios de grabación, asociados a los nombres de figuras destacadas cuyos objetivos eran específicamente artísticos.

En Francia, más concretamente en Paris, el ingeniero de sonido y compositor Pierre Schaeffer fundó el estudio de Radio Francia (RTF), compuesto por varias grabadoras, micrófonos y equipos para la edición de cintas. Las principales técnicas utilizadas para crear música consistían en cortar, pegar, empalmar o recorrer hacia atrás distintos fragmentos de la cinta grabada. Schaeffer calificó los resultados como música concreta, un término que aún se sigue utilizando ampliamente, sobre todo en Francia. Su primer experimento en este nuevo género utilizaba sonidos de grabaciones de trenes. Los experimentos prácticos de Schaeffer en la composición de música electrónica se basaban en algunos escritos teóricos sobre el tema que influyeron en él.

A finales de la década de 1940, el físico y director del Instituto de Fonética de la Universida de Bonn, Werner Meyer-Eppler, presentó un dispositivo que conseguía sintetizar la vos humana, llamado “Vocoder”. Su trabajo teórico influyó en los compositores relacionados con el estudio de la Radio de Alemania Occidental en Colonia (fundada en 1953), y cuyo interés giraba en torno a la síntesis electrónica de los sonidos mediante generadores de sonido y otros aparatos.

Herbert Eimert fue el primer director del estudio de Colonia, y ejerció una gran influencia por su forma de utilizar el serialismo total como base para la construcción de obras electrónicas. Según este método, todos los aspectos de la música, incluidos el tono, el ritmo y el volumen relativo, quedaban bajo el control de unos principios definidos numéricamente. Los sonidos y aparatos electrónicos brindaban la precisión y el control necesarios para la realización de este concepto. Compositores como Bruno Maderna y Karlheinz Stockhausen elaboraron piezas electrónicas cortas, llamadas síntesis aditiva. Estas obras se componían enteramente a partir de sonidos electrónicos.

A finales de los años cincuenta ya se habían establecido gran parte de los estudios de música electrónica de Europa. Los más importantes eran el de la RAI en Milán, fundado por Luciano Berio y Maderna, el Instituto de Sonología de Utrecht y el estudio EMS de Estocolmo.

De música concreta a música electrónica

La división entre la música concreta y la música electrónica pura fue un fenómeno básicamente europeo. Si bien en EEUU surgieron varios estudios en aquella época las distinciones estéticas eran allí menos importantes. En la década de 1950 en Nueva York los compositores Otto Luening y Vladimir Ussachevski crearon músicas para cinta magnetofónica con un equipo de estudio muy rudimentario. Su música transformaba los sonidos grabados de instrumentos y voces mediante técnicas de manipulación de cintas y simples unidades de reverberación. A finales de la década se asociaron con el Centro de Música Electrónica de Columbia-Princeton, en el que el compositor Milton Babbitt empleaba una enorme computadora RCA para crear una música compuesta con los mismos principios seriales que Eimert y Stockhausen en Colonia. Una de las primeras composiciones para soprano solista y cinta magnetofónica fue su obra Philomel, y data de 1964.

1960 – 1970. Revolución de los sintetizadores y aparición de la informática

El desarrollo de la tecnología informática en las décadas de 1950 y 1960 llevó al establecimiento de una serie de estudios dedicados en exclusiva a la música por ordenador en universidades estadounidenses y, en menor medida, en Europa.

Durante los años sesenta y setenta, los estadounidenses Lansky y Barry Vercoe entre otros, desarrollaron paquetes de programas para música (programas informáticos diseñados para la manipulación y creación de sonido), que se entregaban gratuitamente a los compositores interesados. Esta tradición de software en las universidades de Estados Unidos ha contribuido en gran medida al crecimiento de la música por computadora en todo el mundo.

Pero durante los años 60 tiene lugar la revolución de los sintetizadores y por consiguiente su aplicación musical más tangible. Robert Moog y otros comenzaron a diseñar unos instrumentos capaces de variar el tono y el volumen, y de crear, filtrar y modificar sonidos electrónicos, así como de ofrecer toda una amplia gama de sonidos y efectos pregrabados. Esto significó que la música electrónica, antes académica y reservada a unos pocos, desarrollada en la intimidad del estudio, pudiera buscar nuevos formatos y popularizarse, y que los músicos de rock pudieran experimentar con ellos y aplicarlos a sus propuestas. Algunos ejemplos son Pink Floyd, Tangerine Dream, Yes y Emerson, o Lake & Palmer. La música electrónica pasa, por tanto, de los estudios a los auditorios y salas de conciertos.

En 1970, Charles Wuorinen compuso ‘Time’s Encomium‘, convirtiéndose en el primer ganador Premio Pulitzer por una composición completamente electrónica.

Llegamos a los años 80 y 90. El nacimiento del MIDI

En 1980, un grupo de músicos y fabricantes se pusieron de acuerdo para estandarizar una interfaz a través de la cual diferentes instrumentos pudieran comunicarse entre ellos y el ordenador principal. El estándar se denominó MIDI (Musical Instrument Digital Interface), y su primera especificación (1.0) se finalizó en 1983.

La llegada de la tecnología MIDI permitió que con el simple acto de presionar una tecla, controlar una rueda, mover un pedal o dar una orden en un micro ordenador se pudieran activar todos y cada uno de los dispositivos del estudio remotamente y de forma sincronizada, respondiendo cada dispositivo de acuerdo a las condiciones prefijadas por el compositor.

Hacia finales de los años 1980 y principios de los 90, los discos de música de baile que utilizaban instrumentación exclusivamente electrónica se hicieron cada vez más populares. En los años 1990, comenzó a ser posible llevar a cabo actuaciones con la asistencia de ordenadores interactivos.

La música electrónica en la actualidad. Siglo XXI

El rápido desarrollo de la tecnología informática durante los últimos años ha conducido a una revolución en la música por ordenador y en la música electrónica en general. Los ordenadores son ahora más asequibles, y los programas informáticos, que antes eran muy lentos, funcionan ahora en cuestión de segundos o incluso de forma simultánea a los instrumentos. Son muchas las universidades actuales equipadas con un estudio de música por ordenador y varios países tienen estudios nacionales, dedicados a la composición de música electrónica. Además, los músicos trabajan cada vez más de forma independiente, en estudios particulares.

Hace unas décadas todo el mundo sabía, más o menos, precisar y marcar las fronteras y diversos subgéneros de este estilo, pero actualmente debido al avance paralelo que han tenido los instrumentos que sustentan esta música y su incursión en el pop, el término se ha desvirtuado y bifurcado hasta tal punto de que ahora mismo muchos de vosotros estaréis pensando en este momento en el sonido Berlín, otros en electroacústica, otros en el tecno, en el trance, o en las actuales corrientes ambient y de baile.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *