“La gente de los asientos más baratos debe dar palmas, y el resto de ustedes puede simplemente sacudir sus joyas”

Anuncios patrocinados



Como ya es costumbre, cerraremos nuestro fin de semana con nuestro domingo de Neetemático. En esta nueva ocasión de junio, nos vincularemos con los refranes y frases. Cada uno de nosotros estaremos hablando de dicha consigna y en Neetmúsica, para hacer un combo con el Neetanálisis de ayer, te traemos una muy famosa de John Lennon que tiene relación con la actualidad. En medio de un multitudinario concierto con los Beatles, John dijo: “La gente de los asientos más baratos debe dar palmas, y el resto de ustedes puede simplemente sacudir sus joyas”.

El concierto estaba sobrevendido. Todos querían ir a ver a los Beatles y los precios de las entradas comenzaban a elevarse de manera gradual. Fue entonces cuando recibieron la paradójica visita de la Reina de Inglaterra en uno de sus shows. Lennon conocía de la presencia de la máxima autoridad y realzando su siempre presente espíritu rebelde, largó la frase que causaría muchísima gracia en el público y sobre todo, en la Reina Isabel II.

¿Qué quiso decir John Lennon? Muchos aseguran que solo fue un chiste y que pretendía destacar la presencia de la eminencia en el evento. Sin embargo, otros vinculan la frase con el presente y van de lleno con el problema de los asientos y localidades caras. Los que se sitúan en los menos costosos, tienen derecho a dar palmas y disfrutar del concierto, son quienes realmente crean un show cálido y con un ida y vuelta de sentimientos. En cambio, quienes eligen los asientos costosos para “disfrutar” el evento de una manera distinta, vendrían a ser los que enfrían el vínculo.

Obviamente que esto es una generalidad, pero es algo que en nuestro país, está acabando con el concepto de “mejor público del mundo”. Es necesario ver cualquier video de conciertos actuales, para darse cuenta que el campo común es una fiesta, mientras que en el Vip, sólo agitan unos pocos. John Lennon, una vez más, dejando una frase o refrán en la historia, aplicable 50 años después.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *