Lady Gaga pasó por Argentina

Anuncios patrocinados



El viernes, el país estuvo pendiente de una revolución pocas veces vista. Una larga cola de particulares acampantes, rodeaba el estadio de River Plate. Desde pelos verdes hasta impecables disfraces. Los seguidores de Lady Gaga se hacían notar en la espera de un concierto que dejo a todos con la boca abierta, con todas las expectativas alcanzadas y sueños realizados.

El mérito que merece esta chica, es demasiado grande. Una escenografía imponente, jamás vista en un show de pop, fuegos artificiales, coreografías, cambios de vestuario e incluso disparos, hicieron del Monumental, una fiesta difícil de igualar, llena de personajes particulares y con una Lady Gaga al 100% de su potencial.

Todo arranco con “Highway Unicorn (Road to Love)” y un caballo oscuro, el cual era montado por una Gaga con el rostro cubierto. Siguió con “Government Hooker”, consecuente desaparición y renacimiento. La joven artista salía en esos momentos, de un vientre gigante para cantar uno de los grandes éxitos de su último álbum, la canción homónima a él, “Born This Way”.

Transcurría el recital, intercambiando vestuarios y artefactos, como una motocicleta antropomorfa interpretada por ella misma en “Heavy Metal Lover”. “Just Dance” y “Love Game”, marcaron el punto máximo del baile y la fiesta, en un Monumental que estallaba en gritos y llantos.

Una de las cualidades de sus shows, es la constante interacción con el público, la cual refleja un verdadero aprecio de ella hacia sus “Little Monsters”. Desde pedir disculpas por el precio de las entradas, hasta subir a 3 afortunados al escenario para cantar “Hair” con ella. Este tipo de actitudes son dignas de respeto, pocas estrellas de esta magnitud permiten esto y muchas menos, generan un vinculo tan estrecho con sus espectadores.

“Americano” significo el retorno del polémico vestido de carne y cuando sonaba “Poker Face”, la gente enloquecía por completo. El show entraba en su etapa final con este tema y de a poco, los fanáticos se despedían de Lady Gaga, quien no perdió oportunidad para hacer la promesa de volver con el próximo Tour.

Resulta raro hablar en estos términos cuando se trata de un artista de esta índole, pero Lady Gaga la descosió. Un show conceptual, con un despliegue enorme y música que no da respiro. Demuestra ser un boom diferente, con mensajes claros y demandas más que validas, además de mucha participación por parte de ella. Incomparable con otros grandes hitos adolescentes. Algún día iba a llegar un artista pop de mérito y sin dudas, lo tenemos enfrente.

Vía: Clarín







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *