Los mejores discos de mitad de año

Anuncios patrocinados



Pareciera ser que ayer estábamos haciendo el repaso de fin de año, dejando en claro que rescatábamos del 2012 y entendiendo así, de qué forma encarar el 2013. Sin embargo, 6 meses exactos son los que pasaron desde aquellos días y en Neetmúsica, no perdemos la oportunidad para hacer el repaso de lo que dejó el primer semestre de un excelente año musical. Hoy, te propongo los mejores discos que escuchamos en este rincón de Neetblogs en estos últimos 182 días.

Mucho especulábamos en el arranque. Hablábamos de un posible retorno de Daft Punk, un nuevo álbum de Black Sabbath, el experimento de Thom Yorke llamado Atoms for Peace, Liam Gallagher pareciendo rebelarse en “Be”. En fin, muchas predicciones nos llevaron a la realidad y nos dejaron muchísima buena música y otras, la verdad nos decepcionaron. La esencia de la perfección, también reside en la sorpresa y en lo inesperado, por lo que también, en enero, era imposible adivinar algunos de estos trabajos. Vamos con la lista.

Kanye West – Jeezus

 

El más reciente discazo. Muchos esperaban algo realmente bueno de Kanye West. Otros, se quedaban en el molde e iban dejar que “Yeezus” pase sin pena ni gloria. Esto último, se hizo realmente imposible para quienes pretendían tomar esa actitud. El mediático rapero estadounidense, logró un álbum serio, con buenos conceptos, excelente trabajo de producción y composiciones a base de sampleos minuciosos y muchísima oscuridad. Todo muy violento y siniestro, lo cual nos toca como genialidad.

Phoenix – Bankrupt!

Te lo dije hace un rato cuando presentábamos su nuevo video, Francia atacó con ganas esta primera mitad del 2013. Primero, nos llegaba “Bankrupt!”, lo nuevo de Phoenix que se convertía desde la primera escucha, en uno de los mejores del año. Sintetizadores suaves, inocentes y extensas olas de sonidos llevaderos, es lo que encontramos en un álbum simpático, con mucho dance pero también, incipientes experimentos. ¿La electrónica termina en las computadoras? Nada que ver.

Queens of the Stone Age – …Like Clockwork

Josh Homme estaba empecinado con redimirse de “Era Vulgaris” y de paso, convertirse en el nuevo tipo amado por todo el mundo del rock. Algo así como el nuevo Dave Grohl. En “…Like Clockwork” su trabajo no podría haber salido más redondo. Queens of the Stone Age consiguió un disco clásico, que tiene todo la historia del grupo y cuya calidad, roza picos altísimos sin bajar en todo el material. Potente, oscuro y siniestro, pero craneado de manera perfecta y con mucho sentimientos reecontrados.

Daft Punk – Random Access Memories

Mi gran disco del 2013. Daft Punk se destacó no sólo por lo excelente de “Random Access Memories”, sino por la paciencia que tuvieron al armar semejante campaña de promoción y producción del disco. Le devolvieron al mundo, lo que el mundo no esperaba reencontrar en dos robots. Trajeron de vuelta lo orgánico, también modernizaron las grandes épocas del disco ’70 y le enseñaron a la generación electrónica actual, que se puede bailar otra cosa mejor pensada y mejor hecha que un par de beats. Parejo, curvo y magistral.

Black Sabbath – 13

 

¿Qué se puede esperar en un disco de heavy metal que está hecho por las leyendas, por los padres del género? En realidad, había muchos que dudaban del nuevo trabajo de Black Sabbath y no pusieron las manos en el fuego hasta luego de haber escuchado “13”. En ese momento, todos nos damos cuenta que la vida sigue estando, al igual que la muerte y los oscuros pensamientos. Lo nuevo de los de Ozzy Osbourn suena clásico, pero sumamente fresco y renovado al mismo tiempo. Por cierto, los riffs de Tony Iommi siguen rebalsando de su cabeza privilegiada.

Depeche Mode – Delta Machine

Madurar como banda en el segundo disco, tal vez el tercero o cuarto, está perfecto. Pero hacerlo luego de 30 años en el rodeo, reinventarse una vez más es complicado. A Depeche Mode le resulta una tarea sumamente sencilla o al menos, así suena en “Delta Machine”. Se dejan llevar por lo que les parece, hacen música para ellos, sabiendo que enloquecerán al mundo y por sobre todas las cosas, disfrutan. De paso, nos dejan uno de los mejores discos del 2013, en donde usan lo contemporáneo para demostrar que los viejitos saben cómo moverla en el siglo XXI.

The Strokes – Comedown Machine

En el momento no parecía la gran cosa y ahora, entendemos que no solo era necesario este nuevo sonido, sino que también nos puede agradar muchísimo. Una pequeña vuelta de tuerca es lo que proponían los Strokes en “Comedown Machine”, un álbum que suena un tanto vintage de a ratos, experimental en sus debidas secciones y bien violento, con esos fantásticos gritos de Casablancas en ciertos minutos. Si, pasa como uno de los mejores del primer semestre, más que nada porque son ellos y porque sabemos que en el próximo van a dar mucho más.

David Bowie – The Next Day

De este tipo de sorpresas hablábamos en el arranque. David Bowie anunciaba en febrero que dentro de un mes, largaría un nuevo disco luego de 10 años de silencio. La noticia sorprendió a todos y cuando “The Next Day” llegó a nuestros oídos, encontramos de inmediato la calidad. Este trabajo es un claro recorrido por el retorcido cerebro del Duque Blanco, composiciones dignas de una leyenda y mucho para analizar tranquilo y con los ojos cerrados. Clase maestra de uno de los mejores artistas de la historia.

Foals – Holy Fire

Otra gran y satisfactoria sorpresa. Foals siempre se destacó por ser una banda con un sonido particular bien definido, pero al que le faltaba un pequeño empujón. Ese empujón se llamó “Holy Fire”. Excelente álbum, sumamente llevadero y que nos facilita buenas inyecciones de paz y tranquilidad, como de euforia y descontrol matemáticamente controlado. Si querés algo Indie Dance lo vas a encontrar, también algo oscuro dentro del mismo género y porque no, una buena dosis de Math Rock.

Justin Timberlake – The 20/20 Experience

Luego de probar como actor y tener un considerable éxito, Justin Timberlake se proponía madurar su otra faceta y lo lograba de manera impecable. Es en “The 20/20 Experience”, en donde escuchamos al artista completo, destacando todas sus virtudes y explotando cada uno de sus rincones. Las composiciones en este álbum rebosan de originalidad, la monotonía nunca se toca y los ritmos lentos nos abrazan desde el minuto cero hasta el final.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *