Los mejores discos del 2013

Anuncios patrocinados



Llegó el momento. Al 2013 le quedan muy, muy pocos días y a menos que antes del 2014 caiga un nuevo “Dark Side of the Moon” del cielo, nosotros ya decidimos cuales son los mejores discos del año. Sin dudas fueron 12 meses variados, dinámicos y llenos de sorpresas inesperadas. Tuvimos desde leyendas que regresaron, hasta ascensos repentinos, pasando por nuevos descubrimientos y reivindicaciones de títulos. En Neetmúsica, analizamos a más no poder cada viernes y en este último del 2013, te decimos cuales fueron los mejores 10 trabajos que escuchamos. A volver a disfrutar.

Arcade Fire – Reflektor

El último que llegó y mucho apostarían, que el mejor. Cuando arrancaba el 2013, uno de los salvadores que sonaba a lo lejos, era Arcade Fire. Los rumores de nuevo álbum comenzaban a sonar pero nadie imaginó que sería algo que superaría a “The Suburbs”. Nadie imaginó que sería algo tan espectacular como “Reflektor”. Dos discos, 75 minutos de una calidad, belleza y complejidad inimaginable. Si nos decían que los canadienses se iban a seguir superando, lo hubiéramos creído imposible. Detallismo puro que hace a la grandeza.

Arctic Monkeys – AM

Volvieron, consiguieron seguir con su regular reinventada y nos dejaron muchísimos aromas al indie original. The Velvet Underground pisó tan fuerte en la cabeza de Alex Turner, que lo llevó a titular el quinto álbum de los Arctic Monkeys en honor a ellos. Es que en cada uno de sus segundos suena a la inventiva de Lou Reed y con esas influencias, no puede salir otra cosa que uno de los álbumes del año. Oscuro, nocturno y completo sentimentalmente. “AM” es el disco más maduro de unos ingleses que regresaron a las góndolas para volver a dejarnos claro que son la mejor banda de rock actual.

Daft Punk – Random Access Memories

Cuando se atraviesa la barrera del mainstream, pero no nos duele. El 2013 fue un año movido para los fanáticos de Daft Punk. Tuvieron que soportar que su escondido dúo pasara a ser el artífice del hit del año, pero por suerte, no se quedaron ahí. “Random Access Memories” no es “Get Lucky” ni de lejos. Es una obra maestra que trae la reivindicación de muchísimos conceptos perdidos de la música. Dos robots le devolvieron la humanidad a la producción musical y se armaron de un equipo de colaboradores cinco estrellas. Disco, funk, electrónica y circuitos. El disco más colorido de los últimos 12 meses.

David Bowie – The Next Day

El gran regreso. Nos agarró de sorpresa y la verdad, es que nadie se esperaba que el Duque Blanco volviera. Había estado recluido desde 2003, con problemas del corazón de entre medio. 10 años después, decidió volver con “The Next Day” y dar cátedra a los nuevos, a los viejos y a los que están por venir. Con una completa entrega de sí mismo, David Bowie muestra su costado más honesto y hace música para él, que justo da la casualidad que es simplemente, espectacular. Un disco con aroma a leyenda en tiempos de guerra y que tiene todo para entrar en lo más alto de los últimos 12 meses.

Depeche Mode – Delta Machine

Si de dar cátedra hablamos, “Delta Machine” fue pionero. Pero no tanto por calidad musical, sino por calidad de grupo. Sabemos bien la trayectoria de Depeche Mode y es suficiente para considerarlos legendarios. Aún así, el tiempo pasa y eso puede ser un factor determinante. Nada de eso, en el 2013, los ingleses trajeron un disco del futuro, sumamente minimalista, al pie y con atmósferas tan aterradoras como gloriosas. Todo, expresado a través de unos pocos detalles que nuevamente, expresan la enormidad del poder creativo de estos tres monstruos. ¿Crecieron? ¿Maduraron? No, jugaron.

Kanye West – Yeezus

Todos los raperos quedaron atrás. La evolución del hip hop a lo largo del tiempo tiene hoy, como principal exponente, a Kanye West. Es que después de haber editado un disco como “Yeezus”, poco se puede discutir acerca del liderazgo del género. El estadounidense logró complementar muchísimos discursos distantes entre sí. Por un lado, encontramos los beats frenéticos y siniestros, por el otro, atmósferas completamente oscuras y psicóticas y todo, encima de los violentos fraseos de Kanye. Buenos productores y un disco que nos deja el cerebro calcinado frente al abuso de estrambóticos sampleos y sonidos.

The National – Trouble Will Find Me

La relajación, los sentimientos más nostálgicos y la melancolía más grande, se encuentra en esta obra maestra. The National venía de un muy buen escalón y con el anuncio de “Trouble Will Find Me”, se creía que superarse iba a ser su principal objetivo. Todo eso quedó atrás al sentirnos maravillados con esas extensas nubes sintetizadas, que nos dejaban en uno de los estados más calmos y sentimentales que experimentamos este año. La voz de Matt Berninger ayuda y mucho y The National, se convirtió en una de las agrupaciones del 2013. Un excelente disco, en el que encontramos más lágrimas y cosquillas de las que podemos imaginar.

Pet Shop Boys – Electric

¿Los comparamos con lo que pasó con los Depeche Mode? En cierto punto sí, pero en este caso, la desviación no fue para el mismo lado. Leyendas de la música electrónica y pioneros de esta, los Pet Shop Boys no se quedaron atrás y demostraron en qué términos circula su música hoy en día. En “Electric” dejaron bien en claro que aún son jóvenes, que saben cómo hacerlo con muchísima frescura y que hay dúo para rato. Canciones bien arriba, con ediciones orgánicas que cualquier otro DJ joven abría hecho con FL Studio y muchísima diversión. Directo al boliche con los rejuvenecidos y fantásticos ingleses.

Queens of the Stone Age – …Like Clockwork

En el 2013 también nos volvimos a enamorar de Josh Homme. Luego de “Era Vulgaris”, la vara para los Queens of the Stone Age había quedado baja. En aquel entonces, no habían alcanzado a gustar del todo y un nuevo álbum se hacía muy necesario a estas instancias. Todo dio un completo giro. “…Like Clockwork” llega para mostrarnos como tiene que moverse el rock en esta segunda década del siglo XXI. Composiciones completamente renovadas, recursos nuevos para el género y muchísima innovación. Clavaron uno de los grandes discos del 2013 y dejaron muchísimo material para influenciar. Esperemos que sea usado.

Vampire Weekend – Modern Vampires of the City

El entretenimiento hecho música. Antes de “Modern Vampires of the City”, Vampire Weekend no era una más del montón, pero aún necesitaba ese empujón final. En el 2013 llegó y nos deslumbró a todos. Usando los recursos propios de la banda, lograron demostrar una madurez impresionante y como cambiando el orden de los factores, si se puede alterar el producto. Colores múltiples, ritmos variados y diversión asegurada. Los neoyorkinos llegaron a lo más alto y ahora, esperamos con ansías un cuarto disco. La vara quedó muy alta, pero este último trabajo nos deja con muchísimas ganas de más.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *