Mumford and Sons – Sigh No More

Anuncios patrocinados



Hoy, segundo viernes de febrero, vamos a tener dos Neetcríticas especiales relacionadas con hechos recientes (o que están por llegar). En este caso y en relación a la espectacular entrega de los Grammys 2013, te traigo el disco anterior al disco del año. Como todos sabemos, Mumford and Sons se llevó el premio al álbum del 2012 gracias a “Babel”. Sin embargo, “Sigh No More” fue su primer disco y muchos lo consideran aún mejor al galardonado. ¿Es así? Conozcámoslo.

“Sigh No More” es el primer tema del disco. Le da un progresivo arranque, algo así como un fade in que termina con la primer gran explosión épica de la historia de Mumford and Sons. Después nos damos cuenta que esa colorida dinamita es típica y a la vez diferente en la mayoría de sus temas. La esperanzadora letra de “The Cave” no tarda en llegar y levanta un poco más el arranque del álbum. Y empieza la seguidilla de sencillos.

La mandolina de Marcus Mumford se deja escuchar con “Winter Winds” y uno de los mejores solos de trompeta del disco revienta sobre el final. Destacado tema. Llega “Roll Away Your Stone”, uno de los pocos temas que realmente guarda el color crudo y original del folk que estos chicos se han encargado de reformar. Los temas siguen pasando, dejándonos excelentes minutos de éxtasis y de esa gloria particular que tan bien transmiten.

Llegamos al primer sencillo de la banda. “Little Lion Man” es un típico single llevadero, que a su vez se convierte en uno de los mejores temas de “Sigh No More”. Luego de él, comienza a llegar el final. La dramática “Thistle & Weeds” es merecedora del título a mejor tema del álbum, sin duda. Nos adentra en una atmósfera desgarradora, tensa y elevada, digna del séptimo arte. Excelente percusión y final aplanador.

“Sigh No More” cierra de la mejor manera. Mucho más de lo épico con “Awake My Soul”, poder y drama en “Dust Bowl Dance” y finalmente, sentimentalismo junto con “After the Storm”. Hasta ahí con el debut.

Mumford and Sons tuvo un arranque más que acertado. Cada tema del álbum es un reflejo de los de “Babel”, más allá de que la mencionada sea su obra maestra. “Sigh No More” es un excelente disco, que presenta de manera correcta a la banda, nos hace entender de arranque lo que estamos escuchando y deja en claro a que vinieron, a evolucionar el folk.

Mi puntuación: 8,5 de 10.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *