One Direction – Take Me Home

Anuncios patrocinados



Llego la primera Neetcrítica del 2013 y hoy, me sumerjo de lleno en el éxito adolescente del momento, One Direction. Tal vez sean solo prejuicios erróneos los pensamientos que me sugiere ver a 5 chicos bien peinados y vestidos, cantando en un escenario ante miles de chicas al borde de la histeria masiva. Tal vez sea la realidad. “Take Me Home” es el último álbum y Mick Jagger los elogio, lo que basta para darles una mínima oportunidad. Espero que la eminencia no se confunda.

Primer tema y personalmente, me agarro la cabeza. “Live While We’re Young” tiene un riff que esta desmesuradamente extraído de “Should I Stay or Should I Go” de The Clash, que luego se deforma para dar lugar a un típico estribillo griton y simpático, que no tenía otro carácter mejor que el de single. Lo mismo con “Kiss You” y la primera balada del disco, “Little Things”, en la cual Ed Sheeran compone. Y se nota.

One Direction deja los 3 singles en el arranque, actitud un poco arriesgada o confiada, ya que después de ellos, los temas restantes empiezan a volverse una sucursal de cada uno. Pasa con los estribillos de “Last First Kiss” y con “Heart Attack” en su plenitud. Percusiones y guitarrazos similares, además de, como dije anteriormente, estribillos con estructuras muy parecidas entre sí.

Si seguimos con la idea de sucursales, “Change My Mind” es una de “Kiss You”, pero con la variación de percusiones y otros recursos. Ed Sheeran vuelve a componer en “Over Again” y crea la misma atmósfera que en su tema anterior. Con “They Don’t Know About Us” llega lo que podríamos enmarcar como el mejor tema del disco, pero hasta ahí nomas, destaca muy poco.

Nada inesperado. One Direction no es más que otro éxito adolescente que llega, factura y se va. Las mejores canciones terminan siendo los singles y todo el disco gira alrededor de esas estructuras. Un gran amigo una vez me dijo: “¿Escuchaste One Direction? Hay dos clases de temas, los tristes y los alegres”. Es la verdad, en los alegres, guitarra, enchufamos con la percusión y 220 en el estribillo. Los tristes, planos y vacios, al menos para lo que yo busque. Ademas, hay que decirlo, con muy pocos temas compuestos por ellos mismos. Es cierto, son pegadizos, pero no cambian el mundo y no nos dejan nada más que un desecho de acá a… ¿3 años?

Mi puntuación: 4 de 10.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *