Phoenix – Bankrupt!

Anuncios patrocinados



Bailemos un rato. Como si no estuviéramos ya bastante tapados de música bailable francesa con las noticias de Daft Punk que no paran de llegar, en Neetmúsica, este viernes toca, además de Paramore, Phoenix. Estos franceses vuelven en el 2013 con su quinto álbum de estudio, titulado “Bankrupt!”, el cual ya tuvo sus bifurcaciones en cuanto a comentarios y sus reseñas mixtas. En nuestro rincón de Neetblogs, le dedicamos este viernes para analizarlo. Escuchemos.

“Entertainment” fue el primer corte de difusión y se encarga de abrir un álbum que comprende un arranque excelente. Atmósferas envolventes, con buenos arreglos casi orientales y guitarras muteadas que acompañan un ritmo que desde el minuto cero, se vuelve adictivo. La complejidad en ritmos se extiende en “The Real Thing”, en donde encontramos esa saturación en los sintetizadores, que por cierto, siguen intactos y sonando como siempre. Puede que parte de lo más experimental o propio de la new wave, comience a asomar en “SOS in Bel Air”, que tiene sus partes de poca seda y mucha convergencia de sonidos. Arranque perfecto.

Se nos presenta un excelente bailable. “Trying to Be Cool” tiene ese magnífico toque electrónico francés de estudio, con una línea general que se proyecta en nuestros oídos con colores varios y movimientos suaves. “Bankrupt!”, la canción, tal vez sea una de las composiciones más completas y experimentales de todo el álbum. Comprende de varias secciones, diferentes entre sí, pero con la esencia Phoenix siempre bien prendida. Dirigida a un público en particular, se convierte en la mejor del álbum y en un completo tesoro de sintetizadores y sonidos para identificar por semanas, además de ser un manual de cómo crear belleza con esos leads interestelares.

Pasado medio álbum, “Drakkar Noir” se convierte en uno de los temas completamente dance del trabajo, esos en donde las guitarras casi funk suenan de la mano de esos sintetizados y armoniosos sonidos, agudizados más que nunca para “Bankrupt!”, el disco, que hasta acá, tiene muchísima melodía y ritmo pegadizo. Lo extremadamente bailable vuelve a cesar por segunda vez con “Chloroform” y Phoenix nos presenta una composición lenta, envolvente, oscura de a ratos y que nos introduce de lleno en la recta final.

“Don’t” trae ritmos y melodías parejas y uniformes, en lo que significa uno de los temas más veloces, cuyo peso de factores es inversamente proporcional a dicha ligereza. Todo termina en “Bourgeois”, que guarda en su ser la misma esencia experimental de “Bankrupt!”, la canción, además de proporcionar otro desliz en la línea general del álbum. Muy buen cierre.

Phoenix tendría que ser una cita obligatoria para cada productor actual de música electrónica. ¿Querés hacer DJ Sets? Está bien, pero por favor, aporta algo al mundo en el estudio. Phoenix cumple este requisito. “Bankrupt!” es un excelente disco, lleno de dance para el que quiera bailar, experimentos para quien quiera expandir sus horizontes y un excelente uso de recursos digitales, texturas de voces y por sobre todas las cosas, sintetizadores curvos, maleables y bellísimos. Hasta ahora, de lo mejor que hemos escuchado este 2013.

Mi puntuación: 9 de 10.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *