Queen en Wembley ‘86

Anuncios patrocinados



El domingo no nos golpea tan fuerte en esta ocasión, sabiendo que mañana muchos de nosotros no tenemos que realizar nuestras actividades habituales por el feriado. Sin embargo, el último día de la semana siempre resulta un tanto bajón y es por esto, que te traemos una vez más los Neetemáticos. En este caso, una consigna muy entretenida y distendida. Si tuviéramos que elegir un hecho histórico, un momento particular de la historia, ¿cuál sería? En mi caso, se me abrió un amplio abanico de posibilidades, pero elegí ver a Queen en Wembley en el año 1986.

Los ingleses venían de quedar eliminados en el mundial de México ’86 en cuartos de final, de la mano del mejor jugador de todos los tiempos y no tuvieron mejor idea que ahogar las penas en uno de los mejores conciertos de la historia de la humanidad. Es que fue eso. Cuando Queen se presentó en Wembley, en dos fechas ocurridas el 11 y 12 de julio, sellaron una vez más en la línea del tiempo de la música, el concepto de recital perfecto. Aquellas 144.000 personas, vieron una expresión musical perfecta.

Fue en ese estadio que nacieron varios de los símbolos clásicos de Queen. Las imágenes más emblemáticas de Freddie Mercury, las enormes expresiones de Brian May, los pantaloncitos de John Deacon y la omnipresencia de Roger Taylor. Todo se dio como si estuviera planeado. Estadio lleno, un público que pocas veces estuvo tan activo (entre nosotros, parecían argentinos) y un continuo intercambio de energías que se siente hasta en el living de nuestra casa. Fueron el decimo quinto y decimo sexto concierto del “Magic Tour”. No caben dudas que no sólo fueron los mejores de la gira, sino que también los mejores en la historia de Queen.

A los de Freddie Mecury le quedarían un par de años más en carrera, pero tocaban el punto máximo en la ciudad de Londres, la misma que los había visto nacer 16 años antes y que los recibía, otra vez, en el momento exacto en el que se consagraban como la mejor banda que tenía el mundo en esos días. Es por esto y mucho más, que si tuviera que elegir un hecho histórico para presenciar, elegiría este, 11 y 12 de julio de 1986, en el barrio de Wembley, en el estadio homónimo.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *