Tame Impala – Lonerism

Anuncios patrocinados



Luego de habernos decepcionado completamente con “Be”, el nuevo disco de Beady Eye, nos dedicamos a escuchar lo que muchos han considerado como el mejor álbum del 2012. Tame Impala lanzaba su segundo disco de estudio en octubre del año pasado y con él, no solo catapultaba un hit, sino que también alcanzaba la presencia en los festivales más importantes del mundo y se hacia un lugar en la música contemporánea de la mano de muchísima psicodelia y sonidos raros. ¿Qué es lo que gustó tanto de “Lonerism”? Vamos a averiguarlo.

Este viaje arranca frenético, sumamente divertido y con la voz de Kevin Parker que ya en “Be Above It”, nos hace acordar a John Lennon. Presentación de sintetizadores, ritmo incesante y excelentes primeros minutos. Todo continúa colorido, por supuesto, en “Endors Toi”, canción en donde Tame Impala demuestra hasta dónde puede llegar su no tan contemporánea psicodelia. Convergencia de texturas piscóticas y ruido naturalmente agradable, además de geniales desfasajes en el tiempo. Los puentes de “Apocalypse Dreams”, en donde destacamos los sintetizadores de juegos primitivos mientras suenan arpegios sumamente volados, son excelentes. Muy dinámica composición que termina de cerrar un inicio envidiable.

Un muy simpático e insistente riff suena en “Mind Mischief” y es en este punto, en donde terminamos de darnos cuenta que Tame Impala es una banda diferente. Sino escuchen los coros. Los casi instrumentales segundos del puente, son una completa nave espacial y las pedaleras y efectos, los pasajes de ida. “Music to Walk Home By”, comienza sonando con un toque más limpio, para luego volverse a sumir en el bombardeo de sonidos, algunos imperceptibles, y las voces que se pierden en la plenitud del universo transformado en estudio de grabación. En medio de tanta experiencia colorida, llega uno de los temas medianamente convencionales de “Lonerism”. “Why Won’t They Talk to Me”, es lo que más familiar puede sonar a los oídos contemporáneos, tal vez gracias a su percusión o al bello estribillo.

Tame Impala no deja de sonar de otra dimensión (u otro tiempo) en ningún momento del álbum, es que eso vinieron a hacer, a descolocar, gustar y terminar de hacer de estos tiempos, un hermoso pastiche. “Feels Like We Only Go Backwards” es la melancolía psicodélica por excelencia de los ’60. Un lento natural, de esos que significaban momentos y sentimientos especiales para cualquier activista de la época. “Keep On Lying” nos trae la imagen de la juventud de aquellas épocas, bailando al ritmo de las radios ubicadas en el medio del océano, esas que eran censuradas por el gobierno. El instrumental de esta canción es maravilloso, escuchamos esas voces de esos años, guitarras y sintetizadores perpendiculares entre sí, además de confusión más que deseada.

El gran hit llega en el medio de un completo viaje y la verdad, es lo que menos identifica a Tame Impala. “Elephant” es uno de los temas del 2012, no caben dudas, y sirve de manera perfecta como single. No es lo suficientemente estrambótico como para disgustar a un no adentrado, pero no deja de ser propio de la banda. Guitarras con mucho cuerpo, voces completamente idas de sí y espectaculares solos. Pequeño y psicótico minuto llamado “She Just Won’t Believe Me”, en donde solo escuchamos teclas y cuerdas y “Nothing That Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control”, algunos descoloridos sonidos que suenan como si realmente hubieran sido grabados en los ’60, ademas de la demostración de una indiscutible perfección en la batería. “Lonerism” cierra calmo y como todo su desarrollo, sumamente Beatle con “Sun’s Coming Up”. Introducción en piano, que da lugar a guitarras accidentales, experimentales y sumamente espaciales.

Tame Impala sabe lo que quiere hacer y conoce los métodos para hacerlo. En “Lonerism” se ganan el título a una de las bandas más desfasadas en el tiempo que uno puede llegar a conocer. La psicodelia que desarrollan no es lo que hoy llaman “neo”, es un reflejo mucho más que fiel a las agrupaciones de los ’60. Llegamos a pensar que los equipos que utilizan son de aquella época, porque la perfección del concepto, los detalles minuciosos y la realidad de la dimensión que nos plantean, es excesiva. Excelente disco, impecable trabajo de estudio y maravilloso viaje. Tenemos unos nuevos defensores del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” o “The Piper at the Gates of Dawn”.

Mi puntuación: 9 de 10.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *