The Strokes – Comedown Machine

Anuncios patrocinados



Para respirar un poco y salirnos de tanto The Killers, la segunda Neetcrítica internacional, vendrá de la mano de uno de los discos más importantes de este 2013. Todos sabemos que The Strokes es una de las mejores bandas contemporáneas, considerada por muchos como la salvadora del rock en el siglo XXI. “Comedown Machine” es el nombre del quinto álbum de estudio de estos estadounidenses. Veamos que se traen entre manos los liderados por Julian Casablancas.

Todo comienza en los ’80. “Tap Out” es uno de los mejores temas, en este caso, muy prematuro. Muy buenas guitarras, melodías y expresiones de Casablancas. Llega el primer sencillo. “All The Time” nos propone una voz quebradiza y sucia, al igual que gran parte de sus guitarras. Los antiguos Strokes suenan en estos últimos 3 minutos. Y así llega el tema de los chistes y jodas. “One Way Trigger”, aquel tema Mana – A-Há, nos descoloca en un poco en el arranque, pero logra engancharse a los empujones.

Y nuevamente, regresamos a los ’80 con “Welcome to Japan”, lo que genera el mismo sentimiento de desorientación del arranque. La mezcla de géneros funciona en “Comedown Machine”, pero solo si logramos comprenderla. Es así como “80’s Comedown Machine” nos baja unos cambios y nos sumerge en un estado de relax total, para que luego llegue “50 50” y nos despierte de un baldazo cargado de violencia, con la saturadísima voz de Julian Casablancas acompañando un tema digno de Sex Pistols o Ramones según el origen. La alternancia de géneros que te conté, es clarísima en esta dupla.

“Slow Animals” vuelve a los sonidos vintage y para esta instancia, no sabemos qué es lo que puede llegar a venir en el próximo tema. En realidad, lo que sigue es uno de los mejores de “Comedown Machine”. “Partners in Crime” es un tema que si bien no deja de ser una clara máquina del tiempo, plantea unos buenos riffs y lo que se ha vuelto típico de este álbum, la voz de Casablancas procesada.

El final comienza a acercarse con la calmada e hipnótica “Chances” y con el mejor tema del álbum. “Happy Ending” podría ser un reprise de parte de “One Way Trigger”. Sin embargo, lo que llama la atención de este tema es el choque de los géneros que maneja el disco: las canciones vintage, los temas poderosos con riffs bien sólidos y las melodías relajantes. El final, nos deja casi perplejos. La difícil de entender “Call It Fate Call It Karma”, cruza lo experimental, parece una grabación de living, un tema de los años ’30 o ’40 y si queremos, le ponemos 200 adjetivos más sin relación entre ellos.

The Strokes ya no son la banda dura, potente y destroza parlantes que supieron ser en su debut. Sin embargo, lo compensan con buena calidad compositiva, canciones que valen la pena escuchar y un disco que no quedará en un altar, pero que es divertido experimentar. Lo raro de la organización de los temas es un fallo menor, que solo sale de la cabeza de Julian Casablancas. El resto, está bastante aceptable.

Mi puntuación: 8 de 10.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *