The Wall: las múltiples dimensiones de una misma historia

Anuncios patrocinados



Llegó el domingo nuevamente y como siempre, trataremos de levantarlo con nuestros Neetemáticos. Hoy, llega una consigna muy entretenida, ideal para este día de la semana. Vamos a estar vinculándonos con historias. En cada uno de los blogs, vas a tener múltiples ejemplos. Desde moralejas hasta historias reales. Yo, traigo a Neetmúsica una de mis preferidas. Se puede decir que “The Wall” de Pink Floyd es mucho más que un disco, que una película y que una fantástica seguidilla de tours.

La idea vino a la cabeza de Roger Waters a partir de un concierto de la gira del álbum “Animals”. En él, uno de los fanáticos escupió a la banda y fue ese el evento que comenzó con la idea de un muro entre el público y los músicos. El mítico bajista, agregando conceptos que rondaban en su cabeza, relacionados con la alienación, la soledad y vinculándolos con eventos de su propia vida, creo una obra maestra, una historia que conmovió al mundo, allá por 1979. El personaje principal, Pink. Las vivencias, puras y exclusivamente de Roger Waters.

Pink es una estrella de rock sumida en un mundo paralelo que lo tiene completamente alienado de nuestra realidad. Potenciado por las drogas, el joven recorre cada uno de los traumas que su complicada vida le ha traído, como la muerte de su padre, los maltratos escolares, la sobreprotección de su madre, etc. Cada una de estas vivencias, representan “un ladrillo en la pared”, esa pared que lo mantiene seguro y alejado del mundo exterior aunque oscurecido por sus propias fantasías. Sus miedos, adicciones y batallas mentales terminan en un juicio ficticio, en donde se decide que será del pobre Pink y su cabeza.

Mi intención no es contar la historia completa, sino que es acercarla a quienes aun no han tenido el placer de disfrutarla. Hay varias maneras de hacerlo. Conocer primero el disco, sería lo mejor. Un trabajo conceptual excelente, materializado en un álbum doble que se posiciona entre los mejores de la historia. Luego, ver la película protagonizada por Bob Geldof y dirigida por Alan Parker, en donde nuevamente escucharemos el trabajo de Pink Floyd además de un crudo y excelentemente planteado reflejo de este.

Finalmente, quienes tuvimos la posibilidad de experimentar la tercera parte de “The Wall”, sabemos de la magnitud de lo que estamos hablando. El trío cierra con el trabajo en vivo. Puedo asegurar que lo que viví el 10/3/2012, viendo a Roger Waters en vivo y conociendo de una manera completamente diferente a la historia, fue la mejor experiencia audiovisual que se puede haber presenciado. Es ver un ángulo diferente de un concepto que creía tener bien conocido.

Estos son algunos de los Neetemáticos de mis compañeros: en Neetecno, “La sociedad de consumo, por Galeano”; en Neetdescargas, “La historia de Facebook” y en Neetescuela, “Historias para pensar: Yo soy porque nosotros somos”.







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *