Bunbury – Palosanto

Anuncios patrocinados



Hola amigos! hoy arrancamos el fin de semana que tanto nos gusta, con un Viernes que para mi gusto, me agradan mayormente cuando estoy tranquilo en mi casa escuchando un disco. Para hoy, voy a analizar “Palosanto“, la nueva obra de Bunbury.

Despierta” es el tema que abre el disco, que tiene una primera parte de 8 canciones y otra segunda de 7. La canción arranca con una introducción bastante particular, a la que se le viene una guitarra que solea muy bien, con una base de bajo y batería muy bien hecha. A lo largo del tema no hay mucha variación, pero me gusta la potencia y presición presente a la vez.

Más alto que nosotros sólo el cielo” es el tema siguiente, con un arranque de piano acompañado con algunas improvisaciones de percución y un bajo bastante claro. La letra es profunda, y creo que bastante personal sobre el cantante. No lo destaco en el disco pero es buen tema. “Salvavidas” comienza con una batería tranquila, que tiene un ritmo que queda bien para la idea musical. El cantante tiene una voz totalmente regular en cada canción, y los efectos de los demás instrumentos están bastante separados entre compás y compás. Me resulta muy lento y monótono, no lo destaco en el disco.

Los inmortales” es un tema que me genera una especie de suspenso, que es lograda por los efectos en guitarra y una batería que acompaña con un ritmo básico pero que sostiene a toda la canción. Me resulta igual que al tema anterior, con lentitud y un ritmo bastante parecido a lo largo del tema.

Prisioneros” arranca con una batería y un piano, al que en la segunda vuelta se le acopla el bajo de manera clara y firme. Todo igual y una base que nunca cambia. “Destrucción masiva” tiene un arranque mucho más eléctrico y movido si lo comparamos con lo que veníamos viendo. Un bajo muy bien marcado, que nos da la evidencia de que la banda tiene una interesante base. La voz es diferente a los demás temas, y también, el volúmen es más alto. Por todas esas razones, destaco a la canción en la obra.

Para terminar la primer parte, viene “El cambio y la celebración“, con una melodía mcho más lenta y que me transmite sentimientos de bajón o tristeza, con una letra que colabora mucho con la idea principal del tema.

Si vamos a la segunda parte, nos encontramos con “Hijo de Cortés“, una parte mucho más motivante, por su estilo en la voz, por su estilo funk y un piano que levanta siempre al tema. El sólo de éste último me parece muy bueno, además de que le da lugar a un pequeño sólo de guitarra. Me quedo con éste tema.

Mar de dudas” vuelve a la tranquilidad que tanto me desmotiva y me genera tranquilidad en el disco. Me da una sensación de relajo pero no me genera algún estímulo para escucharlo. No lo destaco en el disco.

Nostalgias imperiales” es el cuarto tema de la segunda parte del disco, con una batería que juega con golpes en el redoblantes mientras mantiene un ritmo binario. Si bien hay variaciones en el disco, no se lo puede comprar con temas anteriores que me resultaban muy monótonos.

Para ir cerrando la obra, “Causalidades” comienza con una guitarra acústica, bastante tranquila pero llevadera y muy característica de transmitir armonía. El bajo es complementa bien con la batería, y una voz que habla y por momentos me parece que relata, de una manera muy relajada. Me parece una muy buena forma de terminar el disco, con un descenso en el tiempo del tema y unas melodías que acompañan al final.

Creo que es un disco que por ser argentino, no me llama la atención para nada. Me parece muchas veces bastante monótono, con pocos cambios y unas composiciones que son simples, con algunas salvedades.

 

 







Sin respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *