Polémico show de Gustavo Cordera

Anuncios patrocinados



El polémico show de Gustavo Cordera cerró con una canción inédita en la cual hizo su descargo. Luego de 9 meses sin pisar un escenario, Cordera realizó un show en La Trastienda donde junto a la Caravana Mágica presentó canciones de su último álbum llamado “Tecnoanimal”.

Polémico show de Gustavo Cordera

Volvió a tocar Gustavo Cordera

Gustavo Cordera había sido procesado por un juez por “incitación a la violencia colectiva” y a consecuencia de dicho procesamiento, el artista fue embargado en 500.000 pesos y tras ello se vio obligado a hacer un impasse en sus presentaciones.

Durante su show pasaron muchas cosas, fanáticas se subieron al escenario a tocarlo mientras cantaba “la bomba loca” y también lo besaron y bailaron junto a él de manera provocativa.

Al final de su show presentó una canción llamada “Creencias” y en su letra el músico hace un descargo de cómo se sintió juzgado por los medios tras sus dichos. Si quieres leer la letra, a continuación te la adjuntamos.

CREENCIAS

Todos tenemos creencias
grabadas en la cabeza,
hace poco pude ver
que lo que creo se crea.

Son cadenas en la sien,
que nos atan a la manada,
hoy nadie ríe en la prisión
de las almas domesticadas.

Quieren hacer sentir miedo para podernos robar,
primero, lo que tenemos, después la libertad.
Y que seamos cobardes para podernos callar,
y que por siempre soñemos para no despertar.

Oh-oh, oh-oh, oh-oh, oh-oh,
oh-oh, oh-oh, oh-oh.
Oh-oh, oh-oh, oh-oh, oh-oh,
oh-oh, oh-oh, oh-oh.

Yo no creo ni en la religión,
ni en las verdades confirmadas.
Sólo creo en mi corazón
y en la libertad de las miradas.

En la calle me hice rock,
la esperanza desesperaba;
tengo un rostro, libre soy,
mi careta ya fue quemada.

Quieren hacer sentir miedo para podernos robar,
primero, lo que tenemos, después la libertad.
Y que seamos iguales a una sola verdad,
y que después nos odiemos por no poderlo lograr.

Quieren hacer sentir miedo para podernos robar,
primero, lo que tenemos, después la libertad.
Y que seamos cobardes para podernos callar,
y que por siempre soñemos para no despertar.

Oh-oh, oh-oh, oh-oh, oh-oh,
oh-oh, oh-oh, oh-oh.
Oh-oh, oh-oh, oh-oh, oh-oh,
oh-oh, oh-oh, oh-oh.

Libertad de corazón.

 







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *